04 agosto 2010

LA SANTÍSIMA TRINIDAD




Campo, Iglesia y Fuerzas Armadas. La Santísima Trinidad. La representación de la patria misma. Mejor dicho: anteriores a la patria. Cuando fue necesario terminar con gobiernos populares, durante décadas y décadas el campo tuvo a las fuerzas armadas como brazo final, con la bendición de la iglesia. Los gobiernos debían rendir examen anual en el Tedeum del 25 de Mayo y en  la fiesta anual del “campo” en la Rural. Los gobiernos populares tuvieron una relación conflictiva con las patronales agrarias subsumidas en el eufemismo campo y la mayoría de las veces no aceptaron ser el blanco de los arrojadores de bosta. También Perón tuvo serios conflictos con la Iglesia. Las fuerzas armadas, después de la catástrofe política, económica y social que protagonizaron, junto a la derrota militar de Malvinas, desprestigiadas superlativamente al ser el instrumento bárbaro del terrorismo de estado a favor del establishment del que las patronales agrarias son parte fundamental, perdieron peso y fueron reemplazadas por los medios hegemónicos.  De manera que hoy la santísima trinidad está conformada por “el campo”, la Iglesia y los medios hegemónicos. Fácil será entender las sucesivas oleadas desestabilizantes  hacia el gobiernos kirchnerista (ambos) que se ha atrevido a intentar limitar las tasas de ganancias de algunos sectores agropecuarios, que no asiste a los tedeums metropolitanos  y que promueve la ley de matrimonio igualitario, sanciona una ley de medios que afecta sensiblemente a los medios hegemónicos y encima a uno de ellos le saca el negocio del fútbol (el caballo de Troya para  la apropiación del mercado del cable). A su vez los criminales que sumieron a las fuerzas armadas en un desprestigio tan atroz como sus actos, están siendo juzgados y es de esperar que las nuevas generaciones de militares, repudien ese pasado y se asuman como lo que deben ser: pueblo armado.
Algo profundo debe estar pasando en la Argentina, si el kirchnerismo enfrentado a la santísima trinidad no ha podido ser abatido. Peor aún para los que endilgan a otros la crispación que exhiben: tampoco es improbable que triunfe en las elecciones del 2011.
UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS
La apertura de la Rural y los discursos de Hugo Biolcati y Mauricio Macri. El primero repitiendo una letanía de 124 años. Donde el otro polo productivo no es la industria sino la ciudad.  El segundo, actualmente procesado, diciendo que ahora le toca a él defender las instituciones, como antes, contra  la resolución 125 lo hizo “el campo”.  Biolcati y Macri como encarnación de la República. Y luego un micrófono indiscreto que capta con nitidez lo que el presidente de la Sociedad Rural le dice al jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires: “Ya sabes,  podés contar con nosotros para lo que necesites”
Luego la foto de los doce apóstoles de la Sociedad Rural representando a la oposición y al periodismo “independiente” cooptados por el poder económico. Pasen y vean, de izquierda a derecha: el periodista Joaquín Morales Solá, columnista estrella de La Nación, Oscar Aguad ( radical) denunciado por proteger represores, Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica que coincide totalmente con Biolcati en lo que hay que hacer con las retenciones, Felipe Solá (justicialista del menemismo residual), Federico Pinedo( PRO) Patricia Bullrich (CC) Adolfo Rodríguez Saá (justicialista del menemismo residual) Josefina Meabe de Mathó (partido Liberal de Corrientes titular en la Cámara Alta de la Comisión de Agricultura y Ganadería), el abogado del grupo Clarín Daniel Sabsay, Ricardo Buryaile ( radical, diputado, ex vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas que llegó a sostener que había que disolver el parlamento si aprobaba la resolución 125), Margarita Stolbizer ( diputada y numen del GEN, ´Generación para un Encuentro Nacional) y Alfredo Olmedo, diputado salteño, hijo del rey de la soja, autor de frases como: “Tengo la cola cerrada y la mente abierta” para oponerse al casamiento igualitario, o “ Una mujer violada no deja de ser madre primero y, si aborta, pierde esa capacidad. Además es mejor ser violada que matar a un hijo” o “ La base de la sociedad es la familia, por eso me opongo al matrimonio gay, al aborto y al divorcio”.  Cuando expone parece haber tomado clases con el rabino Bergman:  “El campo es parte de la solución, no es parte del problema… ¿Cómo se reconstruye la Argentina?  Trabajando. Por eso hay que reemplazar los planes Descansar por planes Producir; si no hay una parte de la sociedad que trabaja para que otra descanse” La oposición al servicio de un sector corporativo. Una fotografía impactante y reveladora.
UN DISCURSO CON OLOR A BOSTA Y DEL SIGLO XIX
Hugo Biolcati pronunció un humorístico discurso durísimo, con párrafos falsos e imaginativos dignos de la revista Barcelona, pero sin la menor intención de provocar risa. Para ello se valió de la falsa historia mitrista escrita en función de los intereses triunfantes en las seis décadas de guerra civil. Sostiene el historiador Norberto Galasso en su libro “Verdades y mitos del Bicentenario: “Nada mejor que fabricar una Revolución de Mayo cuyos objetivos son los mismos que Mitre sustenta a partir de 1862, desde la presidencia: vinculación con los ingleses, librecambio, predominio de una minoría poderosa, antilatinoamericanismo. Mitre historiador fabrica una historia que legitima al Mitre líder de la oligarquía porteña.  Exalta el supuesto librecambismo de Mayo para justificar la libertad de comercio que provoca déficits  permanentes en la balanza comercial durante su gobierno, entre 1862 y 1868.”  En esa línea,  dijo Biolcati: “Fue llegando la gente. Comerciantes, artesanos, profesionales, vecinos de los alrededores y otros de barrios más lejanos, convocados por el fervor de French y de Beruti.” Como desconoce la historia, elogia a French y Beruti, integrantes de “La Legión Infernal”, una especie de piqueteros de la época. Recordemos que fue el mismo Biolcati que cuando quiso diferenciar sus cortes de ruta de los piqueteros que lo hacían para poder comer, le indicó al periodista que se fijara en el color de la piel de ambos grupos.  “Estoy seguro que muchos de nosotros, de haber vivido en ese tiempo, hubiéramos estado allí, participando de los orígenes de la patria. Yo hubiera estado allí, y estoy seguro que mis amigos de la mesa de enlace: Eduardo Buzzi, Carlos Garetto y Mario Llambías hubieran estado conmigo.” Todos los años hago un ejercicio periodístico, imaginando que hubieran dicho, protagonistas actuales el 26 de mayo de 1810. En la edición del bicentenario atribuí a HUGO BIOLCATI: “Lo sucedido ayer es un desastre. Nos caemos del mundo. España es nuestra madre e Inglaterra nuestro padre. Somos esclavos pero libres. Es subversivo ser independiente. Cada vez que a mis vacas les hablo de Fernando VII, aumentan su producción de leche. Y si menciono a Moreno hacen huelga de ubres caídas.” Y a EDUARDO BUZZI: “No aceptamos el doble discurso de Moreno. Nos sedujo con “La representación de los hacendados” pero nos amenaza que si nos alineamos con la Primera Junta aplicará el Plan Secreto de Operaciones. Por eso no me quedó más remedio que consumar la alianza con Luciano Miguens y Mario Llambrias. Pero no he bajado las banderas. Mi proyecto de reforma agraria será publicado y apoyado por la Sociedad Rural.  Y no quiero alarmar, pero si no nos dan la razón, la toma de la Bastilla será un poroto al lado de lo que va a pasar aquí.” Y a ALFREDO DE ÁNGELI: “Los que están en la Plaza son unos vagos que nosotros mantenemos con nuestra producción y el comercio con España. Los llevan en carretas por una empanada y una mazamorra. Esto se arreglará cuando Saavedra limpie la Plaza de los piqueteros que comandan French y Beruti.” Declaraciones imaginarias muy parecidas a las que hoy dice realmente Alfredo Olmedo el diputado que durante su campaña electoral rifaba autos.
“Hubiéramos estado allí; junto a Moreno.” Apenas conocido el Plan Secreto de Operaciones, Biolcati hubiera añorado a Cisneros como Liniers, que terminó fusilado por Castelli.
“Acompañándolo en su lucha por la libertad de comercio, contra los altos gravámenes exigidos por el cabildo virreinal. Pero estamos aquí, 200 años después. Luchando contra otros gravámenes, exigidos por otros mandatarios.” No eran los gravámenes sino el fin del monopolio español.
“Hace un siglo, aquí en Palermo, esta Sociedad Rural que me enorgullece presidir” Sí, la misma que consiguió que su admirado Carlos Menem le cediera a un precio ridículo el predio de 12 hectáreas, con el pretexto falaz, que era una institución sin fines de lucro y que hoy está concesionada por un cuarto de siglo a Francisco de Narváez.  
“Junto a las instituciones que conforman la Mesa de Enlace, hemos hecho oír la voz del campo.”
 Miente aprovechándose que el lenguaje no puede defenderse. No es el campo, son las patronales del campo, con algún sindicalista que en lugar de representar a Martín Fierro, defiende a Don Segundo Sombra. Gerónimo “ El Momo” Venegas fue muy aplaudido. Qué lejos está del notable sindicalista Germán Abdala que sostenía: “Sí me elogia el patrón, seguro que cagué a los compañeros”      
“Solo los autoritarios, los soberbios, los egoístas descalifican al otro para dominar la escena. Es que el egoísmo es pariente cercano de la ambición, la avaricia y el poder.”  Si no fuera dirigido sólo al gobierno, sería una excelente autocrítica.
Que comprendieran que la sociedad ya no admite ese estilo crispado, arrogante y confrontativo. Que abandonen por un instante el sesgo autoritario, la mirada soberbia y el gesto intemperante. Hace falta abrir una ventana en esa muralla de intolerancia”
Sería fácil replicarle: “ Mirá quién habla”  
“Cuántas veces en estos dos siglos, el estado dejó de ser guardián de esos derechos para convertirse en un predador de vidas, bienes o libertades.” Efectivamente, en todos los golpes que la Sociedad Rural propugnó y respaldó.
“Cada vez que rompimos el orden institucional, nos perdimos.” No lo hacen como autocrítica sino como señalamiento. Antes del 28 de junio del 2009, Hugo Biolcati y Mariano Grondona, por televisión sostuvieron un diálogo que era una incitación al desplazamiento del gobierno.
“En el centenario éramos el granero del mundo y una de las naciones más prósperas del planeta.” Un país de vacas gordas y peones flacos. Una clase dirigente que aspiraba ser una semicolonia próspera integrante virtual del Imperio Británico, mientras tiraba manteca al techo en París. Con el yrigoyenismo, las mayorías populares estaban proscriptas, con elecciones fraudulentas, ya que no existía el voto secreto y obligatorio, Un centenario con estado de sitio y ley de residencia para expulsar extranjeros politizados. 
“En el bicentenario somos un país vapuleado por la corrupción, la imprevisión, la exclusión y la pobreza” Aparte de una exageración evidente, se ha salido de la peor crisis económica que ha padecido el país, incubada a través de las políticas de gobiernos que la Sociedad Rural siempre sostuvo y apoyó. Y se han implementado alternativas con políticas económicas que la mayoría de las patronales del campo repudiaron. Todo ello cuando el capitalismo padece la peor crisis desde 1929.
“El obsceno endeudamiento público,... algunas desatinadas privatizaciones,  algunas malintencionadas nacionalizaciones destruyeron lo construido hasta ese momento.”
Apoyaron el endeudamiento como un símbolo de la confianza que despertaba el país, o lucraron con préstamos ficticios que trasladaron al estado,  nunca apoyaron ninguna nacionalización, y celebraron todas las privatizaciones bajo aquél falaz axioma: “Achicar el estado es agrandar la nación”  
“Hay que ser pobre para saber que cuando llega la inundación, cuando un hijo está “volando de fiebre”, o al borde de la desnutrición, cuando se está a punto de parir; se necesita ayuda. Entonces, con el Estado ausente, aparece la ayuda del puntero y su miserable negocio político.” Biolcati  es como aquel hijo que mató a sus padres y luego en su defensa pidió ser absuelto porque era huérfano
Hay que terminar con la miseria para terminar con el clientelismo. Hay que terminar con la pobreza para que más de un millón de argentinos recuperen su condición de ciudadanos y puedan votar por quien se les dé la gana. Esta es la Argentina del Bicentenario…. Frente a la pobreza, a la injusticia y a la exclusión; no hay diferencias en la Mesa de Enlace. La opinión es una sola, unánime y contundente: ¡Basta! ”
Sí, basta ante tanta hipocresía. Tanto llorar por los pobres que producen, con record de trabajo en negro y evasión impositiva. Siempre exponiendo sus lágrimas de cocodrilo, con el llanto persistente de las retenciones obviando un dólar alto sostenido por todo el pueblo argentino, con subsidios a granel, con gasoil subvencionado, con impuestos inmobiliarios que de conocerse  sería un cachetazo a tantos pobres que comparativamente pagan más que ellos. Tanto discurso republicano y de defensa de las instituciones, y el señor Biolcati se apodera de dos calles públicas en Carlos Casares. Cuando se le pregunta sobre este delito, el “republicano” responde: “Un presidente de la Sociedad Rural, tiene que tener calle”. Mario Llambías,  su compañero y cómplice en la mesa de enlace preguntado sobre esta “picardía” respondió: “No contesto boludeces”.
Resulto obvio decir que hay sectores importantes, integrados por  productores vinculados al agro y a la ganadería, los cuales  no están representados en la mesa de enlace y  que  no levantan consignas trogloditas, los  que deben ser apoyados por el estado colaborando en su desarrollo.    
LA SANTÍSIMA TRINIDAD  
Sólo la profunda degradación y desorientación en que está sumida buena parte de la oposición, cuya alternativa política es volver a la Argentina del primer centenario o el menemato, puede dar lugar a semejante escenario. Hay que reconocer que en algo Hugo Biolcati tiene razón. De aplicarse su plan, la Argentina volverá a ser un gran exportador de carne. Pero de carne humana. En ese modelo exclusivamente agropecuario sobra la mitad de la población. Como desde hace doscientos años, dos modelos contrapuestos que no pueden imponerse definitivamente están librando una batalla. Saber dónde ubicarse es un dilema que no debería tener las dificultades que asolaban a Hamlet.  A favor o en contra de la santísima trinidad. Sabiendo además que la historia se caracteriza por sus impurezas. De ahí que el kirchnerismo opuesto a la tríada mencionada, no es  la virgen María. Arrastra limitaciones y manchas en sus espaldas. Pero enfrenta a los que se creen dueños de la Patria y que siempre proclaman que la han escriturado a sus nombres.  No se puede retroceder. El único camino que queda para tener posibilidades de triunfo definitivo, es seguir avanzando. El monopolio del comercio exterior, sería un paso trascendental para cambiar el modelo agropecuario, definir una política industrial firme, mejorar la distribución del ingreso. Es posible que este sea el momento. Sólo queda saber si el gobierno que ha enfrentado a la santísima trinidad, tenga la voluntad política de afectar intereses económicos, algunos de los cuales se encuentran presentes e integrando sus propias filas.
Así como el menemismo residual representado por Eduardo Duhalde aplaudió calurosamente la monserga ruralista, con un sentido del humor que se le desconocía: “Fue un buen discurso, equilibrado, crítico, pero muy real”, el presidente de la Federación Agraria, cuyo comportamiento debe remover en su tumba al fundador de su agrupamiento, el Dr. Francisco Netri, declaró con una ingenuidad sospechosa: "Cuando Biolcati dice que no se quiere un desierto verde sojero produciendo para unos pocos, sino que hace falta una agricultura con agricultores, es una concesión a la Federación Agraria, pues es una de sus banderas, y es un mensaje al interior de la Mesa de Enlace y que me parece que vale la pena poner en su justo lugar". El habitualmente compungido escriba “independiente” Joaquín Morales Solá, pata periodística de la mesa de enlace, a los que suele calificar como campesinos, demostró también desenvolverse en el género grotesco. Para él   Hugo Biolcati, Elisa Carrió, Federico Pinedo y Felipe Solá “son los jóvenes de Mayo del 68, que también se peleaban, pero querían cambiar el mundo”            

2-08-2010  
Publicado por Hugo Presman
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS . Hugo Presman.   Para publicar citar la fuente


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada