04 octubre 2016

NOTICIAS ENTRE RÍOS “DEFENDÍ AL GOBIERNO K SIN ESPERAR GANAR PLATA, COSA QUE SÍ HICIERON DELINCUENTES, CHUPAMEDIAS Y ALCAHUETES”


Por  Lucas Carrasco


Hugo Presman es uno de los conductores, junto a Gerardo Yomal, del ya mítico programa El Tren, por Radio Cooperativa de Buenos Aires. Programa que seguí casi desde sus inicios, si mal no recuerdo, más o menos 10 años. Hasta que empecé en Entre Ríos en la radio a la misma hora. De todas maneras, se pueden escuchar sus programas grabados en su blog 
Algunas de sus notas se han publicado en Noticias Entre Ríos y queríamos conocer su visión de la coyuntura desde su aguda mirada. 
Aunque no se coincida con muchas de sus conclusiones -como me pasa a mí- es dueño de una particular mirada que tiene en el análisis político una honestidad intelectual poco común en todo el espectro ideológico. Donde no es novedad que abundan los oportunistas y los canallas, más allá de las ideas políticas que se profese. 
Recibido de Contador Público, es docente y periodista, así como escritor y hombre de la izquierda nacional que apostó al kirchnerismo, de los que fueron críticos cuando había que serlo, no solo tras la derrota del FPV.
Sus análisis políticos son apasionantes, por el inmenso conocimiento de la historia argentina con que los aborda. 
Si tuvieras que resumir, cuál te parece que será el mejor legado del kirchnerismo de acá a 50 años, por ejemplo.
No tengo dudas que la historia hará un balance positivo del Kirchnerismo. Visto desde una perspectiva histórica, superadas las pasiones de la contemporaneidad, mirando los enemigos que se le enfrentaron, más allá de sus limitaciones, errores y miserias, el kirchnerismo será bien evaluado.  El mejor legado es la ampliación de derechos, la mejoría en la distribución del ingreso, el NO al ALCA, la idea y los pasos dados en la dirección de la Patria Grande

Por qué te parece que el kirchnerismo hizo tan poco esfuerzo en militar dentro de los sindicatos. O incluso, a veces, de combatirlos abiertamente y sin que queden claros los motivos, como en el caso de Moyano.
Fue uno de sus errores fundamentales que se produjo durante el gobierno de Cristina Fernández, la falta de una organización kirchnerista en los sindicatos que nunca se lo propuso. La ruptura con Moyano fue un error estratégico, lo que no justifica los groseros errores del dirigente camionero en su trayectoria posterior. Haber suscripto algunas de las propuestas de Ernesto Laclau de minimización del papel de la clase obrera puede explicar esta tendencia 

¿No considerás que hubo un exceso de personalización, hasta una idealización medio infantil de Cristina que terminaba abonando la antipolítica?
Cristina Fernández es un muy buen cuadro político, una gran oradora, pero tiene falencias notorias en el terreno de la construcción política y en la selección de sus colaboradores.
Estas puntualizaciones las realizo desde su momento de esplendor cuando ganó con el 55% de los votos.

Lo sé. Eso te hace uno de los kirchneristas más valiosos. ¿Cuáles te parecen que son los desafíos de las agrupaciones de jóvenes formadas al calor del kirchnerismo?
Pasar del poder del Estado a las inclemencias del llano. Superar el sectarismo y entender que la política es seducir en la contienda por el sentido de una sociedad

 Sostuviste, junto a Gerardo Yomal, un programa como El tren, en pleno kirchnerismo, con ciertas características propias como invitar opositores, cosa que en aquellos años parecía una osadía. Me consta que mientras el gobierno que defendías llenaba de dinero a empresarios que resultaron unos tránsfugas, como Szpolky, a uds muchas veces los marginaron. Por qué te parece que pasó éso. Más aún, por qué te parece que no se avanzó más en la ley de medios en cuanto a medios cooperativos, canales alternativos, sindicales, etc
El kirchnerismo  tuvo muchísimas muestras de ingratitud. Defendimos al gobierno en cuanto coincidia con propuestas que enarbolamos desde hace muchísimos años, mucho antes que llegaran los Kirchner. Y desde esa vereda criticamos todo lo que consideramos criticables. Mi defensa de los gobiernos populares en América Latina no necesita hacerle fotoshop a sus defectos, limitaciones, porcentajes de corrupción y miserias. Puedo estar en esa vereda porque lo que está enfrente me impide el menor contacto. Si enfrente está la Sociedad Rural, la AEA, Clarín, La Nación, y otros representantes del poder económico y sus voceros, yo ahí no puedo estar. Eso no quiere decir que el kirchnerismo no se haya apoyado en sectores del poder económico. Ninguno de los populismos latinoamericanos, es una revolución socialista, sino apenas un intento moderado de desarrollo capitalista sustituyendo en buena parte las tareas de una burguesía nacional pequeña, débil y alienada ideológicamente. El que fue más lejos fue el peronismo de 1945-1955, una revolución en términos burgueses. Por eso, con sus avances y contradicciones es el más longevo y cada tanto produce la alarma y el odio visceral del poder económico, al que en líneas generales beneficia, limitándolo en el ejercicio irrestricto de su poder. Defendí al gobierno en su progresividad sin esperar que me gratificara económicamente, cosa que sí hizo con grupos delincuenciales, chupamedias y alcahuetes, beneficios varios a enemigos comprables, que cuando viene la mala son los primeros que abandonan el barco.
La aplicación de la ley de medios, uno de los logros y avances, fue deficiente y precaria, más allá de las argucias de Clarín.          
Fuiste una voz kirchnerista crítica, en su momento eso te valió algunos sinsabores. ¿Qué sentís cuando hoy escuchás que los otrora chupamedias repiten esas críticas como si fueran grandes novedades?
Nunca encontrarás una línea en que yo me haya definido como peronista o kirchnerista y sin embargo, desde la óptica de la izquierda nacional que suscribo, defiendo al peronismo y al kirchnerismo con mucho más consecuencia y sin la menor obsecuencia que muchísimos que se definen como peronistas y kirchneristas. Una anécdota conocida es aquella que cuando la mano venía cambiando el General dijo “Estoy rodeado de chupamedias y alcahuetes” Era el momento de decirle, si se presentaba la oportunidad: “General, Ud. se lo buscó, se rodeó de chupamedias y alcahuetes”    
Si uno se define claramente, las críticas a lo que se apoya deben ayudar y no perjudicar.
Para eso se necesita que la dirección política sea segura, no se considere infalible y que las políticas se discutan 
Hasta ahora -quizás exceptuando algunas cosas muy sofisticadas en comunicación digital- el gobierno del PRO se parece al de una derecha clásica. Qué futuro le ves
Vinieron a desempatar la lucha histórica entre dos modelos. Son brutales pero no hay que subestimarlos. Un partido que sin ser peronista ni radical, con claro posicionamiento de derecha alcanza en sólo 14 años la presidencia, es indudable que tiene méritos propios y un cabal aprovechamiento de los errores ajenos. Si la oposición no se reacomoda y va unificada en las legislativas del 2017, puede haber macrismo por ocho años. Y el proyecto es también delinear una oposición que encaje con este oficialismo. El modelo que miran es el chileno

Cómo ves a los llamados Peronistas Renovadores,  tanto los que están con Massa como los que permanecen en el PJ pero impulsan una renovación como el caso de Bordet acá en Entre Ríos. 
Los peronistas Renovadores, mucho de ellos, son mejores que Sergio Massa que tiene un bien ganado Master en oportunismo. 

Cómo ves al periodismo hoy, la llamada grieta, los medios oficialistas -los nuevos oficialistas- y lo que quedó de empresarios cercanos a CFK. 
Los empresarios beneficiados por el kirchnerismo van desapareciendo, como era previsible. El periodismo antes opositor y ahora de furiosa militancia oficialista son un notable blindaje que ayudan a que Macri mantenga un grado de apoyo incompatible con su aplanadora de medidas impopulares.
Hablemos de tu programa, El tren, es uno de los pocos programas donde se valora la inteligencia, se deja hablar al invitado y la reflexión serena ocupa un lugar central. Cómo les está yendo desde el cambio del gobierno.
Mejor. Con un dial mayoritariamente oficialista, las voces que critican, ganan audiencia
En tu vida profesional como periodista, qué sueño te queda por cumplir
Los de superar mis limitaciones, lo que significa escribir mejor y hacer radio superándome día a día
Una última, y me interesa tu opinión y sé que por acá va a generar revuelo y polémica. ¿Cómo calificás la figura de Justo José de Urquiza?
Los intereses económicos de Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos fueron simultáneamente comunes y contradictorios con Buenos Aires, que se quedaba con la renta de la Aduana. Las guerras civiles argentinas del siglo XIX, tuvieron como causa fundamental ese motivo. Por eso hay alianzas y guerras entre los mismos protagonistas que sin conocer esta causa central resultan inexplicables. Las provincias norteñas tuvieron caudillos que no claudicaron ante el poder central porteño y fueron perseguidos por los coroneles de Mitre en una cacería que no tiene nada que envidiarla a la que desató la dictadura establishment- militar después de 1976.
Urquiza tiene las contradicciones económicas mencionadas que explican sus triunfos y claudicaciones. La última fue la batalla de Pavón en 1861, que no fue batalla porque Urquiza abandonó el combate ante que se iniciara y nunca se inició. Se refugió en su Palacio e intentó disfrutar de su enorme fortuna. Le dejó el campo orégano a Mitre que se dedicó a arrasar las artesanías provinciales y sus representantes los caudillos. Era el triunfo del SUR ( la provincia de Buenos Aires sobre el Norte), el mismo año que en EE,UU se iniciaba la guerra de Secesión que terminaría con el triunfo del Norte industrial. Eso determinaría el futuro de ambos países. La traición de Urquiza  fue vengada con su asesinato por López Jordán.


Imprimir
Imprimir el artículo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada