01 julio 2015

DEMOLIENDO MITOS - CN23 - BLOQUE 2

PROGRAMA "Demoliendo Mitos"  del viernes 26 de junio por CN23, conducido por

el periodista Francisco Balasz.


INVITADOS:  Raúl Aragón, analista político, Eduardo Blaustein, escritor y
periodista y Hugo Presman, periodista, analista político


TEMA: LA FÓRMULA  SCIOLI-ZANNINI









30 junio 2015



El 25 de junio del 2015, se subieron  a  EL TREN el escritor y periodista Roberto Baschetti y la escultora Nora Patrich, autores de “Mujeres son las nuestras. Fotografías inéditas 1946-1983″
Un viaje intenso al corazón del peronismo con historias de mujeres importantes pero poco conocidas. Un recorrido intenso y emotivo ¿Te lo vas a perder? Subite como ellos, acomodá el equipaje, comprá el pasaje apretando play y nos ponemos en marcha   


28 junio 2015



El jueves 18 de junio se subió a EL TREN, el dirigente peronista Juan Gabriel Labaké, testigo y protagonista de acontecimientos importantes de la historia argentina.  Una charla que va de su relación y asesor de Menem a haber sido abogado de Isabel Perón. ¿Cuántas veces y porque fue rapada Isabel en su detención en el Messidor?  Su relación con López Rega. Su contestación a las denuncias de Julio Bárbaro. El caso Nisman. Un viaje apasionante al corazón de hechos conmocionantes de la historia argentina.
¿No tiene curiosidad para hacer este viaje con nosotros? Es sencillo, saque su pasaje apretando play.   

Resultado de imagen para JUAN GABRIEL LABAKÉ



26 junio 2015

 LA REALIDAD ES UN POTRO ENCABRITADO (2)


La elección en Santa Fe ya parece lejana pero sus consecuencias han repercutido fundamentalmente en la oposición. El fracaso electoral impactó especialmente en el macrismo no porque haya hecho una mala elección, sino porque el triunfo era la posibilidad cierta de dejar ser decididamente un partido provincial con fuerte y exclusivo asiento en la Capital Federal. En términos futbolísticos hubiera sido un ascenso a la primera división. En todas las demás provincias con posibilidades de ganar, lo hace en condición de socio muy minoritario de una alianza cercana a un contubernio.  A su vez para el socialismo, Santa Fe es el único territorio que gobierna y posiblemente su techo es en última instancia su piso. Para los socialistas la derrota era pasar a jugar en la B. Finalmente triunfaron por un porcentaje ínfimo ( apenas 1776 votos sobre un padrón de casi dos millones) que demuestra que su base de sustentación se ha ido angostando y el promedio para el descenso los obliga a mejorar en estos cuatro años porque en política, a diferencia de la novela “El cartero no llama dos veces”, el tren para subirse nuevamente al éxito suele pasar muy de vez en cuando.  Pero al lado de todo eso, lo alarmante para la oposición es que el Frente para la Victoria estuvo soplando la nuca a los dos primeros. Omar Perotti ha remontado una situación muy deteriorada que las gobernaciones peronistas han dejado de herencia. Hay que puntualizar que la diferencia del primero (Miguel Lifschitz)  con el tercero ( Omar Perotti) fue de apenas de veintiséis mil votos. En la elección del 2011 la diferencia entre Antonio Bonfatti ( primero) y Miguel Del Sel (segundo) fue de 62.000 votos  


Y por si esto fuera poco, el kirchnerismo parece lejos del fin de ciclo porque en los lugares donde pierde lo hace con porcentajes mucho más altos que los originalmente pronosticados. Esto acelera las presiones del establishment para la conformación de un amplio frente opositor como en Mendoza donde todo el espectro político con excepción del trotskismo (que hizo una muy buena elección) derrotó al kirchnerismo por siete puntos, después que la diferencia en las PASO fue de cuatro puntos.
Mientras Sergio Massa lucha desesperado para no descender abrazado con José Manuel de la Sota en las internas, (con el cual realizó un debate mucho más interesante que lo previsto y superior a muchos otros entre referentes de distintos partidos), su consultor peruano, afirmó según el columnista de Clarín Julio Blanck en Clarín del 21 de junio: “(Sergio Bendixen) en rueda de prensa sostuvo el jueves último basado en encuestas propias, que Cristina tiene una imagen positiva superior al 50% y que después de mucho tiempo el Gobierno cosecha más apoyo que rechazo en la sociedad. “ Si Cristina fuera a la reelección sería difícil ganarle”.
Si a esto se suma lo que afirmó Francisco de Narváez antes de bajarse de su candidatura y desensillar del Frente Renovador, comentó en Radio Mitre ante Marcelo Bonelli : En una reunión en mi casa en que estaba Sergio Massa, con Jaime Durán Barba, el asesor de PRO "me dijo que Cristina es imbatible porque la economía de bolsillo sólo va a mejorar y, en ese contexto, el PRO prefiere perder solo, con los puros". ( Denominación tramposa para denominar una formula exclusivamente partidaria). Y si eso no fuera suficiente agregó: "dividir es jugar para (la presidenta) Cristina (Kirchner) y la soberbia no es el camino".
Ante semejantes declaraciones de los que orientan y diseñan a Macri y Massa, es comprensible la nerviosidad y ataque de histeria del establishment  y la bronca e irritabilidad de los medios dominantes y sus voceros mediáticos. Nelson Castro, quien adopta en sus editoriales un tono moralista de pastor trucho y cuando se ríe de las humoradas de su imitador, una risa impostada de un pésimo actor, increpa a la oposición, les señala destempladamente sus errores y hasta a la inefable Elisa Carrió le pide que no se desmoralice. El mejor empleado de Clarín, el insultador serial Jorge Lanata, recurre a su habitual lenguaje escatológico de mayor adolescente, eterno alumno anclado en quinto año del secundario, e increpa a sus subordinados políticos de su imposibilidad de unirse, aunque no llega a decirles la descalificación del año pasado: “Todos ustedes unidos no juntan 200 gramos de bosta”   
Mauricio Macri, desorientado por la derrota santafesina y por la inexistencia de competición en las internas por la presidencia del Frente para la Victoria que le posibilitaba, tal vez, ser el candidato más votado, intentó  llevar  a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires (que implica al 38% del electorado),  una fórmula capitalina integrada por la vicejefa de la Ciudad de Buenos Aires y Cristian Ritondo, uno de sus más eficientes operadores de la Capital y uno de sus referentes con pasado peronista. Su principal aliado, el radicalismo, es tratado como suele hacerlo un jefe autoritario y despótico con un empleado. Hasta la apocalíptica demoledora de pronósticos fallidos, la hormiguita del círculo rojo Elisa Carrió, ha denunciado que se siente desconsiderada por las huestes del candidato empresarial. Ante la metida de pata, sustituyeron a Cristian Ritondo por un muy poco conocido dirigente radical Daniel Salvador, después de haber sido por unas horas su acompañante otro ignoto radical como Juan Gobbi. Como se ve la pretendida  “nueva política”, es una continuación publicitaria de la vieja, un cambio de envase que no logra disimular su añejo contenido.


 La escena de Macri y Michetti en la inauguración de una autopista representó un fracaso escénico de un partido identificado por los globos.
La probable interna macrista  en las elecciones generales de la Capital entre Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau, es una jugada que puede llegar a ser altamente conflictiva para las posibilidades futuras del hijo de Franco si se complica y de dirime en balotaje o un paliativo importante  si gana en primera vuelta.
A su vez, la columna empresarial del diario “La Nación”  a cargo del periodista Francisco Olivera escribió el 20 de junio: “Lo que para ellos (los empresarios) era hasta el martes la esperanza resignada, pero esperanza al fin de que un triunfo de Scioli en las elecciones fuera coronado con una emancipación inmediata y definitiva del kirchnerismo en el día uno, llevará más tiempo del que se calculaba.”
Aunque la cautela debe primar, las altas probabilidades de victoria del oficialismo es inversamente proporcional al fastidio que se advierte en el establishment y sus dependientes políticos. 
En la primera parte de esta nota dije: “La realidad es un paredón donde pueden estrellarse las mejores intenciones, los deseos más fervientes, las aspiraciones más vehementes, los análisis más medulosos y profundos. La realidad es un potro que hay que domar evitando que haga morder al jinete el fracaso de golpearse contra el suelo. O peor aún provocarle una caída definitiva.
La política es el arte de interpretar la realidad, encuadrarla dentro de una estrategia que permita dominarla seduciendo a los ciudadanos para los cuales se implementan las tácticas que permitan alcanzar el objetivo.”
En un escenario tan fluido y cambiante, este es el panorama de hoy. Octubre aún está lejos. Resulta una demostración que la realidad es un potro encabritado que ha llevado al kirchnerismo a aceptar un candidato a presidente que no es de su gusto, lo que revela la paradoja de una presidenta que termina sus dos mandatos mucho mejor que cualquier presidente de la democracia, pero como todos ellos no puede imponer un sucesor deseado.  




A su vez el establishment , cuando lo acosa la angustia, después de haber desplegado una artillería desestabilizadora intensa y variada, teme que alguien confiable por sus orígenes e historia como Daniel Scioli, “supervisado” por Carlos Zannini, termine en función de su base de sustentación, la composición parlamentaria y posible  influencia social de Cristina Fernández, inclinado a continuar lo que para el poder económico, en su notable ceguera y obstinación, considera una pesadilla. Por motivos diametralmente diferentes, el kirchnerismo más duro por lo que puede significar Scioli como retroceso y el establishment  más concentrado por lo que `puede representar el actual gobernador como continuidad, parecen coincidir, en la legendaria frase del jacobino Juan José Castelli, el mejor orador de la Primera Junta de Mayo de 1810: “Si ves al  futuro, dile que no venga.”

24-06-2015   


Imprimir
Imprimir el artículo