02 julio 2015

 CIPAYISMO Y MALINCHISMO
                  


             
En los países coloniales y semicoloniales, que en lenguaje de la CEPAL o del desarrollismo se conocen como subdesarrollados, la penetración de los intereses extranjeros dominantes y de los establishments locales permite la articulación de un sistema educacional  que predispone a sus ciudadanos a devaluar lo propio y exaltar lo ajeno. Así se falsifica la historia en donde a los entreguistas se los presenta como héroes y a los defensores de la soberanía se los ubica en un lugar subalterno; y cuando su trayectoria es insoslayable se los transforma en bronce, haciéndoles perder su condición humana y por lo tanto se los desplaza de un lugar de referencia para las generaciones posteriores, terminando en ejemplos inalcanzables. A eso se suman los medios del poder concentrado que arrojan sobre la población una prédica sistemática de desaliento, ubicando a los países subdesarrollados como emblemas de los peores defectos, concentradores de infinidad de lacras, en contraste con las supuestas virtudes inmensas de los países centrales, pero cuidándose de ocultar que estos países son los mismos que los han expoliado y desvalijado.
En la primera década infame, Arturo Jauretche, desde FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), el enlace histórico entre el Yrigoyenismo y el Peronismo, popularizó el término cipayo para referirse a los ciudadanos encarnación, victimarios y víctimas de las políticas mencionadas. La expresión designa a un nativo de la India reclutado como soldado del país opresor que era el Reino Unido, es decir alguien que simpatiza y actúa a favor del opresor, del colonizador, en contra de su propio pueblo.
En América Latina, aparte de dicha expresión, existe una más autóctona pero menos generalizada que es "malinchismo": se refiere a Malinche o Marina que fue la amante de Hernán Cortés, y que como traductora terminó aliándose al colonizador contra su propio pueblo. En cualquier enciclopedia puede leerse: “La Malinche sirvió de intérprete, consejera, amante e intermediaria de Hernán Cortés. En 1519, fue una de las veinte mujeres esclavas dadas como tributo a los españoles por los indígenas de Tabasco y es vista en varios aspectos como la encarnación de la traición, una víctima por excelencia.”
ALGUNOS EJEMPLOS DE CIPAYISMO


La lista es interminable y daría letra para varias enciclopedias. Sólo haré mención a algunos casos ejemplificadores.  Carlos María de Alvear es un ejemplo de tantos que se suben al caballo tratando de concretar su deseo de ser un patriota y concluye descendiendo siendo un canalla. En 1812 desembarcó en Buenos Aires junto a José de San Martín para sumarse a la causa de la emancipación americana. Junto a éste y con el grado de teniente de caballería creó el célebre regimiento de Granaderos a Caballo que participó en la batalla de San Lorenzo.
Unos años después, el 25 de enero de 1815 envió a su amigo Manuel José García con una carta donde le decía  al embajador inglés en Río de Janeiro Lord Strangford:  “Estas provincias desean pertenecer a la Gran Bretaña, recibir sus leyes, obedecer a su gobierno y vivir bajo su influjo poderoso. Ellas se abandonan sin condición alguna a su generosidad  y buena fe  del pueblo inglés, y yo estoy dispuesto a sostener tan justa solicitud  para librarlas de los males que la afligen. Es necesario que se aprovechen los momentos, que vengan las tropas  que impongan a los genios díscolos,  y un jefe autorizado que empiece a dar al país las formas que sean del beneplácito del rey y de la nación, a cuyos efectos espero que V.E  me dará sus avisos  con la reserva y prontitud que conviene  preparar oportunamente la ejecución”. El mentor de la historia oficial, Bartolomé Mitre denominó a esta rendición como “pedido de alianza o protectorado”
El amigo de Alvear y Rivadavia, Manuel José García, es la encarnación más conspicua de malinchismo. Firmó el 24 de mayo de 1827 una Convención Preliminar de Paz por la cual el gobierno de las Provincias Unidas renunciaba a sus derechos sobre la Banda Oriental y la dejaba en manos del Imperio, se comprometía al pago de una indemnización de guerra y al desarme de la isla Martín García; ésto cuatro meses después de la victoria en la batalla de Ituzaingó, en donde las fuerzas nacionales comandadas por Alvear y la de los patriotas uruguayos, obtuvieron la victoria; pero como Alvear se negó a perseguir al enemigo vencido, como cuenta el coronel Iriarte en sus “Memorias”, el delegado de las Provincias Unidas Manuel García aceptó los planteos imperiales. Es un caso con pocos antecedentes mundiales en que el vencedor acepta el pliego de condiciones del vencido y además lo indemniza.
El poder económico que actúa generalmente detrás del escenario, exhibió su verdadero rostro  como en tantas ocasiones en nuestra historia, instigando e instrumentando a las espadas sin cabeza como Lavalle para fusilar a un patriota como Manuel Dorrego. Esto lo refleja luminosamente el ensayista, político e historiador  Jorge Abelardo Ramos en “Revolución y contrarrevolución en la Argentina”: "Edificada sobre las barrancas que caían suavemente al río barroso, la pretenciosa ciudad era conocida desde los tiempos coloniales, en las cortes europeas, por el oficio predilecto de su “gente decente”: el contrabando y su comercialización. Los burgueses de mostrador se destacaban por su habilidad para burlar las disposiciones fiscales y la prohibición de comerciar con extranjeros; sabían hacerlo tan bien como manejar fructuosamente la vara de medir…. "Toda esta clase mercantil, cuyos apellidos de campanillas resonarán incesantemente en nuestra historia política, habíase ganado en la Europa de comienzos del siglo XIX un mote muy significativo: se la llamaba “la 'pandilla del barranco”'. Curioso nombre, en verdad, que tan bien calzaba a la burguesía comercial de la naciente ciudad-puerto." Ideólogo de esa pandilla fue Salvador María del Carril que en 1829 le escribió a Lavalle: “Fragüe el acta de un consejo de guerra para disimular el fusilamiento de Dorrego porque si es necesario envolver la impostura con los pasaportes de la verdad, se embrolla; y si es necesario mentir a la posteridad, se miente y se engaña a los vivos y a los muertos….. Cartas como éstas se queman”.   
Juan José Castelli fue un patriota. El mejor orador de su generación fue encargado por la Primer Junta, cuenta Felipe Pigna, “de comandar aquel ejército de la patria con lo poco que había, con el pobrerío que lo seguía y con una revolución por hacer. Va hacia las tierras que no pudieron liberar Tupac Amarú y Micaela Bastidas, va a hacerles justicia.” Ahí en el Alto Perú, “una de sus primeras ocupaciones fue la puesta en marcha de una legislación de avanzada que les devolvía las libertades y las propiedades usurpadas a los habitantes originarios. Decretó la emancipación de los pueblos, la libertad de comercio, el reparto de tierras expropiadas a los enemigos de la revolución entre los trabajadores de los obrajes, la anulación del tributo indígena, equiparó legalmente a los indígenas con los criollos y los declaró aptos para ocupar todos los cargos del Estado, tradujo al quechua y al aymará los decretos de la Junta, removió a los funcionarios españoles fusilando a algunos, deportando a otros y encarcelando al resto.”
Por la derrota en la batalla de Huaqui, fue detenido por orden del gobierno porteño y se lo sometió a juicio. Ninguno de los testigos  testimonió en su contra. Por una ironía del destino y de la tragedia de nuestra historia el mejor orador padeció un cáncer de lengua. No es de extrañar entonces que en algún momento, después que le extirparan la lengua hubiera escrito: “Si ves el futuro, dile que no venga”.


Castelli es homenajeado en la Buenos Aires que le fue hostil, con una calle en el Once de cuatro cuadras. Carlos María de Alvear tiene una calle importante en la zona paqueta de la Capital y un monumento extraordinario del escultor francés Antoine Bourdelle considerado por el propio autor como su obra maestra dentro de los grandes monumentos y que le llevó una década realizarla.
Durante los bloqueos  franceses de 1838 y  anglo-franceses de 1845, los unitarios exiliados en Montevideo se aliaron a los invasores. La diferencia con San Martin es clara: mientras los cipayos se aliaban al invasor, el Libertador le obsequiaba su sable a Rosas, a cargo en ese momento de la defensa de la soberanía nacional. Previamente le escribió: “….. me hubiera sido muy lisonjero poder nuevamente ofrecerle mis servicios (como lo hice a usted en el primer bloqueo por la Francia); servicios que aunque conozco serían inútiles, sin embargo demostrarían que en la injustísima agresión y abuso de la fuerza de la Inglaterra y Francia contra nuestro país, éste tenía aún un viejo defensor de su honor e independencia; ya que el estado de mi salud me priva de esta satisfacción, por lo menos me complazco en manifestar a usted estos sentimientos, así como mi confianza no dudosa del triunfo de la justicia que nos asiste.”
En 1933, en plena década infame en nuestro país y con una crisis económica mundial, la oligarquía argentina siente la amenaza que Inglaterra, el comprador de nuestras carnes, privilegie las compras  en sus colonias reales ( Australia, Nueva Zelanda) en detrimento de su semicolonia Argentina. Firmada la rendición para que ello no suceda, mediante el tratado Roca-Runciman, el vicepresidente de la Nación Julio A. Roca (hijo), afirmó que desde el punto de vista económico, la Argentina era parte integrante  del Imperio Británico. Otro miembro de la delegación, que viajó a Londres, Guillermo Leguizamón, quien no por casualidad era  abogado de los ferrocarriles ingleses en la Argentina, sostuvo  que "la Argentina es una de las joyas más preciadas de su graciosa majestad".
MALINCHISTAS CONTEMPORÁNEOS

 Dejaremos a un lado, los obvios, como muchos ministros de economía y presidentes de los gobiernos que integraron, lo gurúes económicos y los que se pronuncian a favor de los isleños en las Malvinas o a favor de los fondos buitres
 Elisa Carrió envió una carta a todas las embajadas occidentales pocas semanas después de la asunción de Cristina Fernández en elecciones democráticas en la que entre otras cosas decía: “En los hechos se da una situación anómala, dado que quien toma las determinaciones y realmente ejerce el poder, no ha sido elegido para ejercer esas funciones. Esto socava la legitimidad del Ejecutivo que preside nominalmente la Señora Cristina  Fernández de Kirchnner. En los hechos se ha instaurado un poder espurio, lo que ha sido puesto de manifiesto por diferentes actores, sin que el Ministerio Público Fiscal haya efectuado las denuncias pertinentes. La independencia del Poder Judicial se ve severamente comprometida por la acción parcial del Consejo de la Magistratura, cuya mayoría es manejada por el Poder Ejecutivo. Este Consejo se ha convertido en un órgano que premia a magistrados sumisos y castiga a los independientes. El presupuesto del Poder Judicial está manejado por el Poder Ejecutivo. El Congreso ha sido vaciado de la efectividad de sus funciones por el abuso de los decretos de necesidad y urgencia (DNU), las facultades delegadas, los superpoderes y la adecuación del calendario legislativo a las necesidades del Ejecutivo, con menosprecio a la atención de las urgencias que atraviesan los millones de argentinos que se hallan bajo la línea de la pobreza. Se reiteran los bochornosos casos de cooptación de legisladores que, habiendo sido elegidos para formar parte de la oposición, se han pasado a las filas del oficialismo, en algunos casos  antes de asumir sus mandatos, por razones tan obvias como despreciables. A esto se agrega la inexistencia de libertad sindical, la inseguridad jurídica, la convalidación de violaciones al derecho internacional por parte del Ejecutivo, el intento de acabar con la libertad de expresión mediante un real monopolio sobre los medios y la corrupción generalizada en los negocios públicos.”
El fiscal Alberto Nisman  llevaba sus escritos del caso AMIA, para su aprobación,  a la Embajada de EE.UU. Según PolitiLeaks de Santiago O Donnell,  página 260:  “En mayo de 2008, Nisman llamó a la embajada  tantas veces para “pedir perdón” por no haber avisado que iba a pedir la captura del ex presidente Carlos Menem, que la sede diplomática  escribió tres cables distintos dando cuenta de las sucesivas ampliaciones del pedido de disculpas. En diciembre  de este año, Nisman llamó a la Embajada para darle un  “advance notice” de que iniciaría  acciones civiles en contra de los sospechosos iraníes”
Del mismo autor el libro ArgenLeaks   página 38: “En el último cable de la serie, fechado el 27-11-2008 y también firmado por  el embajador Earl  Anthony Wayne…los funcionarios estadounidenses de la embajada le dijeron a Nisman que se dejara de embromar con la “pista siria”; Nisman les aseguró que no iba a insistir con sus averiguaciones acerca de la  “conexión local”. Dijo que le había entregado esa investigación al juez Lijo y que de ahora en más se dedicaría a seguir la recomendación que le habían hecho los funcionaros de los EE.UU”
Es al mismo fiscal al que una multitud de la clase media porteña le rindieron homenaje un 18 de febrero del 2015, bajo una lluvia torrencial, a un mes de su muerte, creyendo que protagonizaban un nuevo 25 de mayo. Se equivocaban como tantas otras veces orientados por una formación cultural y una alienación hacia las clases y medios dominantes, que los induce a ser infalibles en el error.    
En este mínimo muestrario no puede estar ausente la carta del  periodista Alfredo Leuco al juez Griesa: “Como se dará cuenta, estimado Mister Thomas Griesa, mi intención es ayudarlo. Y lo hago con absoluta buena fe y al solo efecto de contribuir en su cultura general para que disponga de todos los elementos y no nos obligue a ir a un default que a su vez nos llevaría a la quiebra como país. Mister Thomas Griesa, usted debe comprender algo muy básico de la forma de gobernar de nuestra benemérita presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Según su concepción de avanzada progresista y emancipadora los jueces son un espacio más de la militancia y de los favores por abajo de la mesa y de la pleitesía que se le debe rendir a Cristina. Si usted se tomara el trabajo de estudiar un poco de historia argentina contemporánea, estimado Mister Griesa, comprendería que desde sus orígenes en Rio Gallegos y Santa Cruz, el matrimonio Kirchner premió a los jueces que se pusieron la camiseta del Frente para la Victoria y persiguió a aquellos que tuvieron la osadía de investigar con independencia la corrupción del poder político. Medallas y negocios para los nuestros y látigo y palos para los de ellos”, ha sido un principio rector en toda la carrera de Néstor y Cristina. Esa es una convicción que no se negocia. Y usted sabe, Mr Griesa y si no sabe le cuento, que las convicciones no se quedaron en la puerta de la casa de gobierno.
Por eso usted está tan confundido. Desconoce que en este país de los Kirchner los fallos adversos no se respetan y los jueces independientes se destituyen. Tanto Néstor como Cristina fueron especialmente estrictos a la hora de desacatar fallos de la Corte Suprema de Justicia tanto nacional como provincial. ……Cuando los Kirchner desembarcaron a nivel nacional, aplicaron la misma estrategia. Ellos no cambian, Mr Griesa. Insisto, mantienen firmes sus convicciones. …… ¿Entiende lo que le digo Mr Griesa? Asi es la justicia en la Argentina. Aca solo se acatan los fallos que Cristina quiere. Acá se le dice a un juez que es un extorsionador y no pasa nada. No debería preocuparse usted por eso. Acá Hebe de Bonafini que es un símbolo de este gobierno dijo que los integrantes de la Corte Suprema eran unos turros, ladrones y llamó a tomar el palacio de justicia. Y a nadie se le movió un pelo. One hair, Mr Griesa. ¿Understand?
Por eso, estimado Mr Griesa, le digo que usted debería tomarse las cosas con calma. Si la presidenta dijo que no iba a acatar su fallo para pagarle a los fondos buitres es porque no tiene dobleces. La presidenta es coherente.
Dear Mr Griesa, escuche y aprenda: si acá un juez utiliza un anillo de diamantes que no puede justificar y frecuenta un prostíbulo, no hace la denuncia de ese delito y participa del mismo, no lo destituyen. En nuestro derecho penal eso se llama “doctrina Oyarbide”. Pero no se apure que hay más. Acá si un integrante de la Corte Suprema alquila sus seis departamentos para que se ejerza la prostitución en ellos se lo adora como si fuera un prócer del Derecho. Y como ese juez dijo que no sabía nada al respecto no le sacaron ni tarjeta amarilla. Esa es la doctrina Zaffaroni. Claro, son jueces que adoran a Cristina. Que trabajan para ella y no para impartir justicia.
Asi son las cosas por estas pampas, Dear Griesa. Sepa que pronto le van a mandar la AFIP para que le haga una inspección integral, que lo van a insultar por televisión en un programa que se llama six,seven, eight y que en un par de diarios que nadie lee van a publicar algo raro suyo que les dio la ex SIDE y lo van a convertir en campaña para ensuciarlo.
En fin, Dear Mr Griesa, quiero que sepa que hay diferencias culturales muy grandes entre ustedes, yankys, imperialistas, empleados de Magnetto y nosotros que estamos a favor de los pobres, de Vladimir Putin y honramos la memoria de Hugo Chávez.
Usted, Mr Griesa, vaya preparándose para el jury de enjuiciamiento como el que le están haciendo a Campagnoli. No importa que una multitudinaria concentración de ciudadanos lo haya respaldado exigiendo una justicia transparente y de manos limpias. O que se lo acuse de hacer bien su trabajo. Así funcionan las cosas por aquí, Mr Griesa.
Para el final, compañero Griesa, quiero informarle que nosotros tenemos una interpretación especial del inglés. Los argentinos sabemos de todo y estamos a la vanguardia de la traducción simultánea. God save de Queen en Inglaterra tiene un significado. Acá, significa Dios salve a Cristina. O Dios Nos libre y nos guarde.”
Con los fondos buitres, la obsesión por el pago en plena vivencia de la cláusula Ruffo, englobó desde Mauricio Macri a Sergio Massa, desde Francisco de Narváez a Elisa Carrió, desde Miguel Ángel Broda a Daniel Artana.
CIPAYISMO Y MALINCHISMO
Posan de republicanos y demócratas, pero no  de patriotas. De la estirpe de Rivadavia, Carlos María de Alvear, Manuel José García, Salvador María del Carril (que luego fue presidente de la Suprema Corte de Justicia en la presidencia de Justo Urquiza) son nuestros cipayos actuales.
Amparo Ochoa en “La maldición de Malinche” describe  su comportamiento: “se nos quedó el maleficio/ de brindar al extranjero/ nuestra fe nuestra cultura/nuestro pan nuestro dinero/hoy les seguimos cambiando /oro por cuentas de vidrios/y damos nuestra riquezas/por sus espejos con brillos……../  hipócrita que te muestras/ humilde ante el extranjero/pero te vuelves soberbio/con tus hermanos del pueblo

16-06-2015
Publicado en La Tecl@ Eñe Nº67- Junio/Julio/Agosto de 2015


Imprimir
Imprimir el artículo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada