15 diciembre 2014


REPRODUCCIÓN APROXIMADA DEL DISCURSO PRONUNCIADO POR HUGO PRESMAN AL RECIBIR EL PREMIO JUANA AZURDUY

                                                        
Buenas noches. Trataré de respetar a ese gran escritor del siglo de oro español Baltasar Gracián, a quien se cita habitualmente con su conocida frase “Lo bueno, si breve, dos veces, bueno” A contrario sensu:  “Si es malo y largo dos veces malo”. Prometo ser breve, me es más difícil asegurarles que será bueno
Hay una etapa en la vida, posiblemente cuando se pasa el codo de los cincuenta que uno toma plena conciencia que se está más cerca del epílogo que del punto de partida.
Empecé con intensidad en el periodismo más cerca de la bandera a cuadros que de la primeras décadas de la línea  de largada
Tuve la suerte de haber hecho, antes de desembarcar en el periodismo,  experiencias de vida en la militancia política, en la docencia universitaria y la gerencia de empresas.
La radio siempre fue mi amor inconmovible, que se fue acrecentando con el tiempo. Soy, siempre lo repito, un gran escucha de radio. Seguramente mucho mejor que conductor y analista radial
Hace más de once años que con mi compañero Gerardo Yomal hacemos EL TREN, por Radio Cooperativa, de lunes a viernes de 19 a 20 horas 
Hace 15 años que hago Mediodías con Opinión en una FM de Marcos Paz, todos los sábados durante dos horas y media
Agradezco la recepción de este premio otorgado por la Federación Nacional de Radios Cooperativas y Mutuales,  que lleva el nombre de una notable heroína latinoamericana, que ahora tendrá un gran reconocimiento con su estatua detrás de la Casa de Gobierno,  no puedo olvidarme de Juan Alberto Badía, que un día en Pinamar hace 20 años le expresé mi deseo de hacer radio y él me dijo una frase que la guardé como una joya: “Nunca es tarde para comenzar a hacer radio”
Ese agradecimiento se extiende a los directores de las dos radios citadas, a Apolo Hidalgo ya fallecido y  en especial a Adrián Amodio, de Radio Cooperativa y a todos los que entre colaboradores y anunciantes han hecho posible esta permanencia de más de una década. Y por supuesto a Gerardo Yomal
 Y tres consideraciones políticas: estamos viviendo años impensados en nuestro país y en América Latina. Un reverdecer de ciertos sueños acunados en algunos años de las décadas del sesenta y del setenta, cuando la revolución parecía estar a la vuelta de la esquina. Los gobiernos populares enarbolan en el siglo XXI la bandera de la unión latinoamericana que levantaron todos los libertadores del siglo XIX y que lo pagaron con la muerte o e exilio. 
Jorge Abelardo Ramos decía al respecto: “América Latina se encuentra dividida no porque es subdesarrollada  sino que es subdesarrollada porque está dividida”
Vivimos días impensados mirados desde el atalaya mortuorio de la dictadura establishment- militar y del neoliberalismo con votos de Carlos Menem y la Alianza.
Resumo ese período, en contraste con esta época con el  título de un libro de una notable psicoanalista amiga, lamentablemente muerta hace unos años, Silvia Bleichmar: “ No me hubiera gustado morir en los noventa”
A este renacimiento latinoamericano le viene como anillo al dedo una frase de Sartre: “Somos lo que elegimos ser” 
Con relación al periodismo estamos disfrutando un momento extraordinario donde se han caído muchas máscaras y han perdido su respetabilidad muchas vacas sagradas. Esos son los que se amarran a la  grieta que ensanchan día a día, como lo decía Jauretche: “Los pueblos no odian, odian las minorías. Porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor”  O aquella otra: “ No existe la libertad de prensa, existe la libertad de empresa”
Desde EL TREN, levantamos la consigna de periodismo impuro. Periodismo que dice desde que lugar habla, opina sobre gobierno y el poder económico y se reserva su libertad de crítica. Mantenemos en alto la bandera de la discusión y el debate. No somos ni queremos ser neutrales, porque "Si eres neutral en situaciones de injusticia – dijo el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu-, elegiste estar con el opresor. Si un elefante pone su pie sobre la cola del ratón y tú dices que eres neutral, el ratón no apreciará tu neutralidad."
Termino intentando sintetizar lo dicho recurriendo a  Bernard Shaw que dijo: “Hay hombres que ven las cosas como son, y se preguntan ¿por qué? Y hay otros que sueñan las cosas como nunca fueron y se preguntan ¿por qué no?”

03-12-2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada