05 septiembre 2011

MENTIRAS Y MIEDOS DE AGOSTO

Si las mentiras se estrellan contra la realidad es necesario fogonear el miedo.  La peregrina idea que una victoria del gobierno aún más categórica en octubre puede desestabilizar a la democracia, es enarbolada por medios y políticos que suelen hacerse gárgaras de republicanismo. Atrás quedaron el pregonado cambio de clima político consecuencia de los triunfos del macrismo, la excelente elección de Miguel del Sel en Santa Fe y el triunfo del partido de Binner, y la categórica victoria de Juan Manuel de la Sota en Córdoba, sin que el gobierno nacional presentara candidatos.  Después de la paliza electoral, el tema fue el fraude, denunciado a través de los medios y  presentando finalmente a la justicia irregularidades en seis mesas, por el ex funcionario menemista Eduardo Amadeo, y ahora candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires por el duhaldismo.
Si algún dirigente de un equipo que perdió seis a cero, aduce que la derrota se debe a que el árbitro no le dio a su equipo un saque de banda, sería el hazmerreír generalizado. Eduardo Amadeo parece no darse cuenta y pretende hacer un escándalo por un córner omitido.
Caída la tentativa de embarrar la cancha electoral, se recurre al miedo, como recurso desesperado para evitar una catástrofe superior al de las primarias, en una sociedad sensibilizada que ha padecido desde el terrorismo de estado a la hiperinflación, desde la recesión profunda a la crisis del 2001.


EL MIEDO SEGÚN EDUARDO GALEANO

El escritor uruguayo se refiere al miedo global: “Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los automovilistas tienen miedo de caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras.
Es el tiempo del miedo. Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones. Miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar.
Miedo a la multitud, miedo a la sociedad, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir.”

EL MIEDO DESDE LOS MEDIOS

Marcelo Moreno, un periodista que sobreactúa la defensa de los intereses de su empleador que es el diario Clarín, escribió  el domingo 28 de agosto bajo el título: “Los ataques a los medios ocultan la idea de liquidarlos”: “El lunes mi compañero Osvaldo Pepe hizo notar en la columna “Del editor al lector” algo que para muchos pasó desapercibido: siendo Clarín el diario más leído del país, fueron numerosos los lectores que votaron a Cristina de Kirchner en unas primarias en la cuales fue preferida abrumadoramente. El mismo criterio puede aplicarse, y muy criteriosamente, a otros medios informativos exitosos del grupo Clarín, como canal 13, TN o radio Mitre.
Esta sencilla comprobación derrumba una de las mayores falacias construidas por el kirchnerismo: que la prensa no domesticada, en general, y el Grupo Clarín , en particular, manipulan a su antojo la opinión pública.
Si esto fuera así, si Clarín mintiera y tergiversara la información como predican personajes tan presentables como Moyano, Moreno o D’Elía, el resultado del domingo 14 hubiera sido otro.
Pero no. ¿Por qué? Porque se trata de una mentira, crasa y rasa . Los lectores de Clarín y aquellos que componen la enorme audiencia de otros medios del grupo fueron informados pormenorizadamente sobre la situación política, económica y social del país, sacaron sus propias conclusiones y en importante número se inclinaron por la doctora de Kirchner.
Lo que, en realidad, oculta la falacia es una verdad insoslayable: con lo que quiere terminar el gobierno es con la libertad de prensa.
Y empieza por el Grupo Clarín, con la indisimulada idea de liquidarlo, porque eso le facilitaría la tarea de acabar con el resto, ya que es el más importante…… con el apoyo alborozado del progresismo criollo, el gobierno logró su Ley de Medios. La norma jurídica resulta insostenible y, al vulnerar numerosos derechos, parte de su aplicación ha sido suspendida por la Justicia. Pero seguramente si la doctora de Kirchner es reelegida insistirá con ella.
El propósito de la ley es simple: que el Estado, los medios privados y las ONG y organizaciones solidarias se repartan en partes iguales - ¿por qué tamaña injerencia del Estado? - el espacio de TV y radio. Como las ONG y las organizaciones solidarias dependerán casi por completo de la pauta oficial para su sustentabilidad, el gobierno se quedaría con una aplastante mayoría de esos medios. Todo esto supone un paso mayúsculo en el objetivo de reemplazar la libertad de expresión por pura y llana propaganda oficial, apenas disfrazada, a veces, de periodismo “militante”.
Para que no queden dudas, basta con leer al mentor intelectual de los Kirchner, el filósofo Ernesto Laclau. En una exposición realizada en un acto organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación, reproducida por el diario oficialista Tiempo Argentino , esclareció: “La pregunta que cabe es: ¿las instituciones son un terreno neutral, de modo que defenderlas es defender un orden legítimo? Las instituciones son la cristalización de una relación de fuerzas entre los distintos grupos, y cualquier esfuerzo por cambiar la sociedad en un sentido más radical demandará reformar las instituciones. En el caso de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, esto ha sido evidente.” Más claro, imposible: barrer con las instituciones tal como las conocemos y respetamos y que tanta sangre, sudor y lágrimas costó conseguir. Y primero, con la libertad de prensa.
Pero no: hoy Clarín cumple 66 años. Y de la mano de la sociedad civil, seguirá cumpliendo con sus lectores”. Este es el mismo periodista que en su columna del 24 de enero de este año, aclara que no es directivo del diario ni del Grupo Clarín, lo que hace más sorprendente el tono exaltado de su requisitoria. “Por primera vez experimento la indignación de contemplar cómo desde el Poder Ejecutivo –salvo en las dictaduras– se ataca sistemáticamente a un grupo editorial en particular”. El objetivo final, dice, “consiste en borrar la libertad de expresión en la Argentina. No hay antecedentes en vida democrática de un plan tan homogéneamente antidemocrático”, ya que “dicen que van por Clarín, pero en realidad, vienen por todo”, con la intención de “dominar al resto de los medios y edificar con dineros públicos una vasta red desinformativa a través de una prensa estatal y paraestatal que nos contará una Argentina tan paradisíaca como ficticia”. En consecuencia, concluye, defender a Clarín significa hoy defender simplemente la democracia”.
El columnista de “La Nación”,  Joaquín Morales Solá escribió el último domingo de agosto bajo el título “La prensa y la justicia en la mira del poder: “Es más lo que se insinúa que lo que se dice. La versión anda, merodea y corre desde el lunes posterior a la victoria kirchnerista. Dice que los próximos objetivos por batir del Gobierno serían, ahora más que nunca, el periodismo independiente y algunas, pocas, instancias judiciales. Cristina Kirchner no habla de eso en público; lo hacen los que la oyen en la intimidad….. Hace pocos días, un cercano colaborador de Mariotto les dijo a periodistas del exterior que el Gobierno irá ahora hasta el final para aplicar todos los artículos de la ley de medios. Hay artículos que están suspendidos por la Justicia. El funcionario kirchnerista razonó que la votación del 14 de agosto le dio legitimidad al Gobierno para hacer eso. Es la arrogancia de la victoria….. La Comisión Nacional de Valores y Guillermo Moreno presionan todas las semanas sobre Papel Prensa. La futura composición del Congreso podría apurar una intervención judicial, legislativa o del propio Ejecutivo en la principal empresa productora de papel para diarios. Ese rumor sale de bocas kirchneristas. La Nacion y Clarín, sus dueños privados, deberían ir, entonces, a suplicarle a Moreno por una cuota de papel para imprimir sus noticias y sus opiniones……Los tribunales inferiores de la Justicia, para peor, están abrumados por el temor desde la noche del triunfo oficialista. Muchos jueces quieren llegar cuanto antes, y primeros, para agradar al poder. No temen ser colonizados; quieren ser colonizados…. La prensa es más frágil que la Corte, pero tan necesaria como la Justicia. El control del periodismo por parte del poder político es un camino trágico, que termina siempre en el control de la libertad”. 
A su vez, el macaneador griego Mariano Grondona escribió en la Tribuna de Doctrina, el mismo domingo: “ La oposición denuncia las numerosas irregularidades que acompañaron a las elecciones primarias del 14 de agosto….. la cultura del fraude no ha desaparecido de entre nosotros, particularmente entre los punteros políticos que manipularon las boletas el día de los comicios…. Algunos observadores han señalado que este gran avance del kirchnerismo lo pone en camino hacia la conformación de un régimen de partido único como el que manejó el legendario Partido Revolucionario Institucional (PRI) entre 1929 y 1989, antes de que en México volviera la democracia……Quizá la mejor etiqueta que podríamos aplicarle a nuestra situación actual sea una que apunta no ya al predominio de una sola organización sino al predominio de una sola persona , en el caso actual la presidenta Kirchner….¿Es ella, entonces, una nueva Roca, una nueva Perón? Habiendo sido Roca la cabeza de un régimen "republicano" en el que no cabía la reelección inmediata, sería excesivo compararlo con Cristina. Tampoco podríamos compararla con Perón en la medida en que no hubo un solo Perón, sino dos: el primer Perón , una reencarnación del Unicato, y el segundo Perón, que se abrió al pluralismo republicano dos años antes de morir cuando abrazó a Ricardo Balbín y echó a los montoneros de la plaza. Cristina y los suyos encarnan, entonces, sólo al primer Perón, con su ilimitada ambición inicial, y no al segundo que terminó por recoger los frutos republicanos de un admirable aprendizaje al que procura prolongar, ahora, el "peronismo federal". En la cumbre de su exaltación, la señora de Kirchner tiene tres caminos por delante. El primero, la pretensión "eterna" de una serie interminable de reelecciones por encima de la Constitución. El segundo, un viraje republicano a la manera del segundo Perón que ya no le ofrecería un trono sino un pedestal. El tercero, un "trasvasamiento generacional" en favor de su hijo Máximo. Nadie podrá reemplazarla cuando deba elegir entre estas tres opciones”
Hacer comentarios a estas elucubraciones afiebradas es transitar por pantanos cenegosos y febriles. 

MENTIRAS DE AGOSTO
Hace 39 años, la Marina consumó un ensayo general de lo que vendría años después. Simuló un intento de fuga de los 19 presos políticos que se habían rendido en el Aeropuerto de Trelew y consumó un adelanto del terrorismo de estado. La mentira era tan evidente que el fusilamiento fue rápidamente desenmascarado con el testimonio de los tres sobrevivientes, que hoy se encuentran en la categoría de desparecidos.
Tres días después de estos asesinatos, venció la clausula proscriptiva del 25 de agosto que fue confeccionada para impedir que Perón se pudiera presentar a las elecciones del 11 de marzo del año siguiente, basándose en la necesidad que a esa fecha el candidato se encontrara en el país.
Otra mentira que se derrumbó en este mes de agosto son las panaceas que generosamente el establishment económico y político derrama sobre el modelo chileno.
 Es el mismo diario “La Nación” que sin ponerse colorado, informa el 21 de agosto: “Chile es el quinto país más desigual de la región (empezando desde el fondo) sólo por encima de Ecuador, Brasil, Bolivia y Haití, según un informe de la ONU. El 20% de la población más rica concentra el 54,5% de la riqueza. Los ingresos de los más pobres subieron un 1% entre el 2006 y el 2009, mientras que los más ricos crecieron un 9%”. El movimiento estudiantil con el apoyo de importante franjas sociales ha desnudado el modelo económico de la dictadura pinochetista con apenas moderados maquillajes de la Concertación. Mario Waissbluth, un experto en educación de reconocimiento internacional afirmó: “Tenemos un verdadero apartheid educativo”.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera considera que la educación es un consumo que ofrece el mercado y no una inversión. La educación está regida por el lucro. Por eso los bancos financian los pagos de los estudiantes que necesitan entre 54.000 y 76.000 dólares para estudiar Medicina, entre 37.000 y  56.000 dólares para cursar Arquitectura, y entre 27.000 y 42.000 dólares Para egresar como periodistas.
La presidenta de la Federación de Estudiantes Chilenos, la bellísima Camila Vallejos ha declarado: “ Este es un momento histórico, existe una movilización social de una masividad impresionante, que no se había visto desde el retorno a la democracia y su transversalidad supera el carácter gremial de sus reivindicaciones, la que ha podido converger con otros actores  por demandas mucho más profundas al modelo educacional….Las mujeres seguimos sufriendo hoy día todo tipo de discriminaciones, a la hora de buscar trabajo, en los planes de cobertura para nuestra salud, en la escala de sueldos, incluso en la hora de participar en política. …De la mujer se sospecha cuando es joven porque desestabiliza la manada y se la rechaza cuando pasan los años porque ha perdido competitividad. Es excomulgada por fea y también cuando es bella. En el primer caso se dice que es repulsiva, en el segundo provocadora.
Cuando no es lo uno ni lo otro la tildan de mediocre…..
Objetivamente soy bonita y no tengo problemas en decirlo, pero yo no decidí cual iba a ser mi apariencia. Lo que sí decidí es cual es mi proyecto político”. 
Los estudiantes chilenos retoman lo que los estudiantes cordobeses lucharon y consiguieron en junio de 1918, cristalizado en aquel texto memorable escrito por Deodoro Roca: “Hombres de una República Libre.....hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten, estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana”.

MENTIRAS Y MIEDOS DE AGOSTO
Si el gobierno incrementa su holgada victoria de agosto y mejora su representación en el Congreso, para el radical Ernesto Sanz  hay “riesgos institucionales”. Sergio Berensztein, de la encuestadora Poliarquía escribió en “La Nación”: ¿Querrá la Presidenta que la Argentina se encamine hacia un régimen de partido único? Y si es el caso ¿ qué modelo seguirá? Hay muchos posibles (el del PRI mexicano, la Venezuela de Chávez, la Rusia de Putín, la Indonesia de Suharto), pero en ningún caso se trata de regímenes democráticos, aunque puedan sostener un leve maquillaje de competencia electoral”. Insiste Morales Solá el 31 de agosto bajo el título “Adelantos de lo que vendrá” en tapa de “La Nación”: “..la oposición debe, según el gobierno, quedarse callada y los diarios no deben hablar de ella”.
Mentiras, y la tentativa de levantar el miedo para conseguir con una mejor representación parlamentaria que ponga a resguardos intereses que pueden verse afectados.
Una posdata sobre una forma de razonamiento, que mezcla en dosis conveniente el miedo con la mentira. Mariano Grondona, antes de las elecciones del 27 de abril del 2003, sostenía que los únicos que podían ser presidentes por su experiencia eran Carlos Menem o Adolfo Rodriguez Saá. De Néstor Kirchner sostenía que era un chirolita de Duhalde. Cuando esa aseveración fue demolida por la realidad, Grondona entre tantos otros, sostuvo que se estaba en presencia de un gobierno autoritario y hegemónico, y que era un gobierno democrático de origen pero desvirtuado en su desarrollo. Cuando fue elegida Cristina Fernández, como tantos otros, repetía hasta el cansancio que el Poder Ejecutivo lo ejercía “el matrimonio presidencial”. Muerto Kirchner y transcurrido 10 meses, habiendo obtenido Cristina Fernández más del 50% de los votos y mejorando sensiblemente la elección del 2007  escribe ahora: “Desde el momento en que tanto sus opositores como sus partidarios la suponían un mero instrumento político de su marido, quedaron perplejos (debió decir “quedamos perplejos”) al advertir que, muerto Néstor, Cristina dejaba decididamente de ser un instrumento para convertirse en la única depositaria de su legado. Fue así como, según los caprichos de la vida y de la historia, la Presidenta pasó a convertirse en la protagonista solitaria del nuevo unicato”.
Lo que se dice un “análisis iluminado”, infalible para el error. 
Será por todo esto o por un acto fallido, Jorge Fontevecchia, el mandamás de la Editorial Perfil escribió el 4 de septiembre, en su bisemanario, cuidándose en no incluirse: "A los economistas les sucede algo parecido que a algunos periodistas. Tantas veces últimamente han advertido sobre posibles problemas que finalmente terminaron desvaneciéndose, que ya pocos lo quieren escuchar”    

31-08-2011 
TODOS LOS LOS DERECHOS RESERVADOS . Hugo Presman. Para publicar citar la fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada